Alicia Herrera Ulibarri

“Para mí LA MAR es mi vida, son mis raíces, el lugar al que siempre vuelvo, me conecta conmigo misma y me cura. En Uruguay, cada 2 de febrero se celebra el día de Yemanjá, la diosa del mar. Yemanjá es mujer, es creadora, es abundancia, fuerza, poder, pero también es paz y armonía. Es lo que a mí me transmite LA MAR. En la mar trabajo, en la mar juego, allí está mi pasión y mi alegría. 

Me encanta la fotografía submarina porque me permite mostrar lo que yo siento en la mar, transmitir la belleza de los seres que allí habitan, los paisajes de otro mundo, hasta los sonidos y la sensación de ingravidez que me invade. Pero sobre todo quiero que mis fotos sean una denuncia, un grito de auxilio, que quién mire esas fotografías entienda porqué tenemos que cuidarla, para mí no hay vida sin mar. 

Cuando estoy rodeada de la inmensidad del océano entiendo que somos parte de un todo, hay una sensación de ser parte de un universo infinito, me invade un sentimiento de humildad, pero también de saber que soy una pequeña parte imprescindible de ese universo. Hay algo místico en el océano, al igual que al mirar el cielo, parece que nos invade una conexión ancestral con la naturaleza, una conexión que los seres humanos hemos perdido en esta vorágine de la vida moderna, en este correr detrás de objetivos individuales que nos ha hecho descuidar lo más importante, lo que nos da la vida, la Madre Naturaleza.

Para mí la mar es volver a mi esencia, somos y seremos agua, pequeñas gotas en un gran azul.”